La mesa de sonido, conocida también como mesa de mezclas, mesa de directo o mesa DJ, es un dispositivo electrónico en donde se mezclan diferentes señales de audio, como por ejemplo un micrófono o un instrumento musical.

Esta mesa se utiliza principalmente en el ámbito musical para ecualizar el sonido, ajustar el volumen, el balance o añadir efectos.

Es por eso que son muy comunes para “tratar el sonido” en un concierto en directo, intercalar correctamente los instrumentos durante una grabación en un estudio o pinchar música en vivo como DJ.

Si estás pensando en comprar o alquilar una mesa de sonido, vamos a explicar los diferentes tipos que existen y otras cuestiones de interés para que realices una gran adquisición en función de tus necesidades

Tipos de mesas

Existen varios tipos de mesas de sonido y se las puede clasificar de diferentes maneras. Pero, a grandes rasgos, las podemos clasificar en tres categorías:

Mesas analógicas

Estos dispositivos tratan el sonido de forma continuada, a través de controles que actúan directamente sobre las señales de sonido de entrada o salida de la mesa.

Además, no precisan de ningún software, ni tampoco necesitan estar conectadas a un ordenador para funcionar.

Mesas digitales

A diferencia de las analógicas, las mesas de sonido digitales funcionan a través de un software, mediante el cual se puede almacenar la posición de los faders y los controles. Algunas de estas mesas también cuentan con softwares extra para conectar con un ordenador o tablet y permiten realizar la ecualización de manera inalámbrica.

Adicionalmente, en estos dispositivos, el sonido no transcurre de forma continuada, ni pasa directamente por los controles.

Mesas amplificadas

Aunque a día de hoy son las menos comunes, se trata de mesas de sonido que incorporan amplificadores de potencia para los altavoces. Son muy parecidas a las analógicas pero al incorporar amplificador se pueden contactar directamente altavoces pasivos a la salida de la mesa. Están prácticamente en desuso.

Al margen del tipo de mesas de sonido, es interesante detenerse en otros aspectos clave relacionados con el funcionamiento de estos equipos.

Específicamente, hay que prestar atención a dos cuestiones específicas: el número de canales y la ecualización.

Número de canales

Los canales son las señales de audio que entran en la mesa, con el fin de hacer la mezcla correspondiente. Según el uso que darás al dispositivo, puedes necesitar 2 o incluso más.

Los DJ suelen utilizar equipos de entre 2 y 4 canales, mientras que, para usarlos en un estudio de grabación o en eventos, se va a necesitar una cantidad mucho más grande para conectar diversos instrumentos y micrófonos.

Además de los canales de entrada, es importante tener en cuenta las salidas o envíos de la mesa. Estos permiten enviar la mezcla a otros dispositivos como pueden ser los monitores de escenario o in ear.

Ecualización

Controlar la ecualización es indispensable en una mesa de sonido, porque se trata de, ni más ni menos, del ajuste de las frecuencias agudas, medias y graves de una señal sonora.

Recordemos que esta acción, se lleva a cabo mediante faders o ruedas de volumen, las cuales están integradas en el dispositivo.

En la gran mayoría de los casos, cada canal tiene su propia ecualización, aunque también debe haber una ecualización global para los sonidos mezclados en todos los canales del equipo.

También hay otros aspectos a tener en cuenta, y muchos de los cuales van a depender del tipo de mesa de mezclas que necesites.

Por ejemplo, puede necesitar que sea compatible con efectos externos de las salidas de cable (especialmente si eres DJ), entrada USB, salidas de cable IN/OUT con el instrumento o espacio para conectar un amplificador.

Diferencias de la mesa de sonido con la controladora de DJ

Muchos confunden las mesas de sonido con la controladora DJ. La controladora es un formato “todo en uno”, que ya de por sí incorpora una mesa de mezcla.

Además, estos equipos están pensados y diseñados para ir conectados a un ordenador, en donde se complementa con un software de DJ. Por otra parte, a excepción de las gamas más bajas, las controladoras cuentan con una tarjeta de sonido.

En lo que respecta a las mesas de sonido, en la gran mayoría de los casos están acompañadas de más dispositivos (como platos de DJ o CDJ) y no necesitan estar conectadas a un ordenador para funcionar.

Esta particularidad hace que los DJs puedan hacer su trabajo sin utilizar un ordenador, por lo que puede resultar una opción mucho más económica, especialmente para aquellos que están dando sus primeros pasos.

Precisamente, en lo que refiere a los precios de una mesa de sonido, hay que decir que varían en función de su tipo, pero hay muy buenos dispositivos en el mercado con una excelente relación calidad – precio.