Los equipos salen siempre tras un test de funcionamiento y comprobados también estéticamente. Una vez devueltos se vuelven a comprobar.